lunes, 25 de junio de 2018

Usos alternativos del agua oxigenada para tu hogar

¡Buenos días hormiguitas! Hoy os dejo una recopilación de trucos para la casa que hemos realizado con las ideas que nos habéis ido enviando. Todas tienen el común el uso de un producto que todos tenemos en casa y que es bastante económico: el agua oxigenada o peróxido de hidrógeno (H2O2). Por lo general, se guarda en el botiquín ya que su uso principal es la desinfección de heridas, pero tiene muchos usos más, vamos con ellos:



Blanquear la ropa: Añade un chorrito de agua oxigenada en el cajetín del detergente, así conseguirás que al lavarla recupere el blanco perdido. Las prendas nuevas que han ido amarilleando con el tiempo pueden volver a lucir como nuevas.

Eliminar manchas de la ropa: Para quitar las de sangre, deberás echarlo a chorro con la mancha reciente y esperar a que haga su efecto, dejando la prenda empapada en ella. Si tu ropa tiene grandes manchas de sudor que no has podido eliminar, usa agua oxigenada, es muy eficiente. 

Acabar con los ácaros: Tendrás que poner en un pulverizador 3/4 de agua y 1/4 de peróxido de hidrógeno y aplicarlo sobre tu sofá o colchón. Estos bichitos desaparecerán de manera rápida.



Desinfectar frutas y verduras: Para neutralizar los pesticidas que suelen estar presentes en las frutas y verduras que compramos y eliminar cualquier bacteria que tengan, lo mejor es lavarlas con agua oxigenada. Este es un truco muy eficiente y hace que todo sepa más natural.

Limpiar encimeras: El agua oxigenada es el desinfectante por excelencia, por eso es perfecto para la limpieza de nuestra cocina. Podrás pasar por la encimera un trapo humedecido con ella después de cocinar para dejarlo todo bien limpio.

Higienizar el lavavajillas: Si echas un chorrito en el cajetín habilitado para poner la pastilla eliminarás las bacterias y acabarás con el mal olor, dándole así un impulso a tu lavavajillas. Este truco también vale para el mantenimiento de la lavadora.



Fregar el suelo: Añade un chorro al cubo de la fregona y friega los suelos de la manera habitual, así las juntas se verán perfectas. Y si tus suelos han perdido su brillo, tienes que probar a echarle este producto, ¡relucirán como nunca!

Limpiar cristales: Aplica agua oxigenada con un paño sobre espejos y cristales, después aclara y seca.

Proteger las plantas: Pulveriza tus plantas con una mezcla a partes iguales de agua oxigenada y agua. Evitarás que cojan hongos o cualquier enfermedad. Si echas un poco de la mezcla también por la tierra, le aportará oxigeno y hará que la planta crezca más rápido.

Blanquear cubiertos de madera: El peróxido de hidrógeno es perfecto para conseguir que los cubiertos de madera estén como el primer día. Sólo tendrás que fregarlos con él y notarás como mejoran su aspecto.



 
Acabar con el mal olor: Si tu ropa o tus toallas huelen a humedad o a algún otro olor desagradable, deberías probar a dejarla en remojo con agua oxigenada. En un cubo puedes echar agua y añadir un chorro, lo mueves bien y pones la ropa. Después de un rato, lávala como lo hagas de forma habitual en la lavadora, el olor habrá desaparecido.

Limpiar los sanitarios: Para quitar el sarro que se acumula en diferentes zonas del baño, rocía una buena cantidad de agua oxigenada, déjala reposar unos minutos y frota con un cepillo de dientes viejo, repite la acción hasta remover todo el sarro.
Para el inodoro, echa media taza de peróxido de hidrógeno dentro del inodoro y déjala actuar por 45 minutos. Repite cada 3 días y dejarás tu inodoro desinfectado, sin olores y sin manchas.

Germinar semillas: Coloca la semilla durante 12 horas en un cuenco con agua destilada, y añade unas gotas de agua oxigenada para esterilizarla. Luego pon en el cuenco algunas servilletas húmedas con agua destilada y retira el exceso.



Desinfectar tablas de cocina: Mezcla a partes iguales peróxido de hidrógeno y vinagre blanco en un recipiente y rocíalo por todas las partes de la tabla, deja que actúe durante 20 minutos y enjuaga con abundante agua. Eliminarás un gran número de bacterias, hongos y otros tipos de microorganismos.

Limpiar ollas y sartenes: Para quitar la comida o grasa que se haya podido quedar pegada, haz pasta con agua oxigenada y bicarbonato de sodio, déjala actuar por una hora, lavar y listo.

Higienizar trapos y bayetas: Cuando laves tus trapos, déjalos a remojo en agua oxigenada y agua corriente durante un par de horas antes de lavarlos para matar microbios.

Blanquear zapatillas: Si quieres tener tus zapatillas de deporte como nuevas los primero que tienes que hacer es retirar los cordones (los puedes lavar en la lavadora) y quitar el exceso de suciedad con un cepillo. En un recipiente mezcla una cucharada de bicarbonato sódico, ½ cucharada de agua y ½ cucharada de agua oxigenada hasta lograr una pasta.
Después, con el cepillo, coloca la pasta en toda la superficie y presionando ligeramente y repite colocando otra capa pasta. Colocalas en un lugar donde les dé la luz del sol directamente y déjalas ahí durante 3 o 4 horas hasta que la mezcla se seque.
Pasado el tiempo, sacúdelas hasta que se caigan los residuos secos de la pasta y si todavía le queda un poco cepíllalas.

También puedes echarle un vistazo a otros trucos para el hogar, esta vez con el bicarbonato como protagonista.

¿Conoces algún truco más sobre como limpiar con agua oxigenada? ¡no dudes en compartirlo! Si te ha gustado esta entrada y quieres recibir en tu e-mail otras similares, suscríbete GRATIS y te enviaremos los nuevos contenidos y ofertas exclusivas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario