sábado, 5 de mayo de 2018

Trucos para dejar tus sartenes como nuevas

¡Buenos días hormiguitas! Desde la primera vez que las utilizamos, las sartenes y las ollas no vuelven a ser las mismas. Por eso hoy queremos compartir con vosotras una recopilación de tips, enviados por seguidor@s del blog, para que parezcan como recién compradas.

Tendrás que usar los siguientes productos: 

Antiácido (tipo "Alquen")

Especialmente útil para limpiar la suciedad incrustada en las bandejas de horno tipo Pyrex. Llénalos de agua y vierte en ella seis comprimidos de antiácido. Pasada una hora, las manchas deberían salir con total facilidad.

Papel de aluminio

Alguna vez te habrá pasado aquello de estar en medio de una limpieza a fondo y que el estropajo no responda como es debido. Toma un trozo de papel de aluminio y arrúgalo (con el lado brillante mirando hacia fuera). Es muy útil para despegar la suciedad más rebelde.

Bicarbonato de sodio

Nuestro gran amigo el bicarbonato también nos es útil en esta tarea. Añade una o dos cucharadas en el bote de detergente que usas para lavar los platos y su eficacia contra la grasa se verá multiplicada. En este post te contamos otros usos del bicarbonato sódico.


Trucos limpiar ollas sartenes

Agua con gas

Si cocinas con ollas y sartenes de hierro fundido, te recomendamos que eches un poco de agua con gas en ellas mientras aún no se hayan enfriado. Esto evitará disgustos mayores a la hora de fregar.

Ácido tartárico

Diluye 2 cucharadas de este químico en un vaso de agua (250 ml). Vierte la mezcla en la olla que quieras limpiar y abrillantar y llévala a ebullición, dejando que actúe durante 10 minutos antes de apagar el fuego. Como nueva.

Limón

El limón es un potente desengrasante natural y por eso forma parte de muchas de las recetas de los productos de limpieza. Si empapas un paño suave en un poco de su zumo, puedes usarlo también para pulir tus utensilios.

Suavizante

Llena de agua esa olla o sartén donde los restos de comida parecen imposibles de sacar y echa un chorrito de suavizante. En una hora se habrán despegados por sí mismos.



Congelador

¿Has dejado los cacharros sin fregar durante mucho tiempo? Mételos en el congelador, en un par de horas. Los residuos serán mucho más fáciles de despegar.

Ketchup

Para devolver la limpieza y el brillo a cualquier utensilio de cobre que tengas en tu cocina, nada como el kétchup. Cúbrelos con una capa de este y deja que actúe 30 minutos como máximo. Enjuaga y seca.

Patata y sal

Por barato y por eficaz, este es el truco definitivo (es el único que te ayudará a recuperar una sartén quemada, además de quitar cualquier rastro de suciedad y desinfectarla). Necesitarás una cucharada de sal gorda, una cucharadita de aceite y una patata. Limpia la sartén normalmente lo mejor que puedas, sécala y echa la sal. Corta la patata en dos y usa una de las dos mitades para 'fregar' toda la superficie de la sartén. Enjuaga y vierte ese poquito de aceite para proteger la superficie de la sartén hasta su próximo uso. ¡Increíble!

Si a pesar de todo tienes (o quieres) que comprar nuevas ollas y sartenes para tu cocina, aquí te dejo esta oferta que he visto en Amazon, con un 74% de descuento.




¿Te gustaron estos trucos? ¿Conoces alguno más? 

Si te ha gustado este post y quieres recibir en tu e-mail otros similares, suscríbete GRATIS y te enviaremos los nuevos contenidos y ofertas exclusivas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario